Imprescindible

Iglesia de San Salvador de Priesca


Información facilitada por EuroWeb Media, SL


  

Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos  

Bien de Interés Cultural
Prerrománico
Monumento Nacional
Patrimonio histórico
Patrimonio religioso
Iglesias

Iglesia de San Salvador de Priesca (Monumento Nacional), en la aldea de Quintana. Erigida a la muerte de Alfonso III y treinta y ocho años después de la de Valdediós, en lo alto de una colina, fue consagrada en el año 921, según una desaparecida inscripción, grabada en el revoco del primer pilar del lado de la Epístola con el siguiente texto: «IN ERA DCCCcLA VIIIA/ SAGRADUM EST/ TEMPLUM SANCTI SALVA/ TORIS».

El epígrafe fue víctima de la torpe restauración a que fue sometido hacia 1914 este templo, que, a diferencia del de Valdediós y junto con los de Gobiendes y Tuñón, representa una corriente modesta de marcado carácter rural, inspirada en el arte del periodo de Alfonso II, donde prima la funcionalidad práctica del edificio. En 1936 (guerra civil española) fue incendiada y perdió la techumbre de madera original, que se volvió a reconstruir entre 1919 y 1954.

San Salvador de Priesca, la más tardía de las iglesias prerrománicas, posee planta basilical, con tres naves rectangulares cubiertas por armadura de madera, separadas por triple arco de ladrillo a cada lado sujeto mediante gruesos pilares, y, en correspondencia, una cabecera tripartita, abovedada (bóveda de cañón), donde la capilla central o principal —cuyos lienzos aparecen decorados por arquería ciega sobre zócalo— es más alta que las laterales, al igual que las naves.

Sobre las capillas figura la cámara del tesoro, abierta únicamente al exterior a través de una ventana geminada. A la nave central le proporcionan luz natural un total de ocho ventanales rectangulares con arco de descarga y cierre de celosía, cuatro en cada muro y todos ellos ubicados en su parte superior.

Los vanos de las capillas también son rectangulares, con celosías de piedra las laterales y arco de descarga la principal. A los pies de esta iglesia se halla el nártex (parte porticada del atrio), de composición tripartita asimismo, sobre el que se coloca la tribuna de madera con acceso desde el lado de la Epístola.

La decoración escultórica es pobre; se centra, básicamente, en los capiteles de grandes hojas de la cabecera (M.ª Soledad Álvarez).

En cambio, sí son de interés los restos pictóricos, donde aparecen figuras, escenas historiadas, representaciones de edificios y motivos geométricos; así, los ábsides dejan ver arquerías simuladas en las paredes, grandes casetones en las bóvedas y, en el testero, cruces, de cuyos brazos horizontales penden el alfa y el omega.

Estos recursos se revelan como continuadores de la tradición del templo de Santullano de los Prados (Oviedo), «si bien con una simplificación y rigidez debidas a la repetición mecánica del modelo» (varios autores: Guía de Asturias, p. 265).

En el flanco sur se le incorporó un pórtico, en cuyo muro está encajada una geminada ventanita prerrománica, embellecida con capitel vegetal y motivos geométricos.

El imafronte culmina ahora en espadaña de dos ojos. La entrada al interior del templo es un vano de arco de medio punto, con dos decoradas impostas o molduras descansando sobre tres columnas de hermosos capiteles.


Ubicación:


Dirección postal: Aldea la Quintana, 7. 33316 Villaviciosa. Asturias (España)
Dirección digital: 8CMP8WW7+WH