Imprescindible

Iglesia de San Miguel de Lillo


Información facilitada por EuroWeb Media, SL


  

Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos  

Bien de Interés Cultural
Patrimonio de la Humanidad
Prerrománico
Patrimonio histórico
Patrimonio religioso
Iglesias

En el monte Naranco, como ya se ha dicho, están dos monumentos prerrománicos —iglesia palatina de San Miguel de Lillo y palacio de Santa María— ambos parte de la finca real de Ramiro I. Son manifestaciones magistrales del periodo ramirense, que vienen a mejorar las soluciones aportadas por el arte alfonsí, sin que ello suponga una ruptura con ese estilo. Ambos han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En este templo, de la primigenia arquitectura únicamente se mantiene el cuerpo occidental y el primer tramo de naves; los dos tercios restantes se perdieron hacia el s. XIII. En el año 848 se produjo la consagración del altar. Bóvedas de cañón cubren todos los espacios de la iglesia. Entre los riquísimos elementos decorativos, se conservan relieves, celosías y restos de pinturas con representación humana.

Desde el s. VIII diversos estilos están presentes en el más que notable conjunto monumental que Oviedo atesora. Especial mención merecen los adscritos al singular prerrománico asturiano: el palacio de Santa María y la iglesia de San Miguel de Lillo o Liño —ambos declarados Monumentos en 1885—, erigidos en la ladera sur del monte Naranco por orden del rey Ramiro I en el año 848, así como el templo de San Julián de los Prados o de Santullano.


Ubicación:


Dirección postal: Constante. 33194 Oviedo. Asturias (España)
Dirección digital: 8CMP8WW7+WH